Conjurando a las Jiménez para que..........


Si invitas a alguien a comer a casa, debe ser un menú completo. Preparar la comida para unas trabajadoras que deben volver a su estresante jornada no es un reto, es un placer y así debe quedar reflejado en la mesa. 
El entrante debería ser muy atractivo, que entre por los ojos y olerlo es la antesala de saborearlo. No hay sabor sin olor ni viceversa. Últimamente las ensaladas se llevan atrevidas y casi esotéricas. A veces me quedo pensando la combinación como si fuese un alquimista, pero sobre todo el aliño. Hoy, no nos interesa el vinagre, para no fastidiar el paladar antes de nuestra sopa. Así que pongamos una:
  1. Ensalada de jamón de pato con vinagreta de mostaza y miel de caña

     Resulta que tengo una miel de caña de Portugal que es un pecado. Mezclémosla con mostaza de Dijon y aceite y el resultado será de carácter fuerte, pero no abusivo. La base de rucula, que ya la tomaban los romanos y con ella conquistaron un imperio....conquistemos a las Jiménez pues. Pondremos el jamón de pato encima y algunos frutos secos. Las currantas necesitan energía y ésa la da esta ensalada. Cuando hay tres platos, prefiero servir la ensalada individual y poca cantidad. De menos a más, todo es empezar......

    A continuación, seguimos despertando los sentidos con una sopa, que no crema:

    2. Sopa de tomate y rape al aroma de albahaca. La sopa es garantía de buen cocinero. Siempre juzgo a los cocineros por sus sopas, si no me gustan, si no me transmiten olores y si no conjuran un conjunto de sentidos y experiencias antes de llegar a mi boca, no vuelvo. Los requisitos para quede bien son:
    •  el tiempo y la fuerza del fuego. A fuego lento, sin prisa, con el fuego bajito, para no violentarla, para que exhale sus vitaminas, pero no las evapore, para que el tomate deje todo su misterio en la cuchara y nos envuelva.
    • que lleve algo de tí. La dedicación y la exigencia al elegir los ingredientes, al tocar y oler los tomates en la tienda, al pedir que sean ecológicos, que es como debería ser todo lo que vendan. Meditación para  buscarles pareja de olla, un buen puerro, un ajo que no lleve tres meses danzando por los cajones y un aceite de Andalucía, que huela a gloria.
    •  Por último y no menos importante, la hierba fresca, que siendo tomate no podía ser otra que la albahaca. La albahaca fresca es un aval de conjuro....a todos nos trae recuerdos su aroma, todos podemos cerrar los ojos y dejar soñar los sentidos, pero añadídla un par de minutos antes del final o romperéis el encantamiento.
    El adorno de perejil, para despistar.....qué juguetona esta cocinitas.....
    Si hay un tercer plato de pescado, no me gusta poner el lomo del rape en la sopa, sólo uso la cabeza y cola para hacer el caldito y una vez que he sofrito los tomates y el puerro en el aceite, los paso hasta tener un puré al que voy lentamente añadiendo ese caldito de pescado.

    Una vez que estén en trance nuestros comensales, el plato principal:
    3. Lasaña de gambas y almejas
Fumet: tiempo máximo de cocción 20 minutos o no estamos haciendo ná, eliminarás sus poderes
Es en este caldo donde coceremos las láminas de lasaña, as í que haceos con unas que necesiten unos 30 minutos de cocción, para que coja todo ese sabor.
Abriremos las almejas al vapor, pero para que no se nos queden tiesas, vamos a dejarlas en su propio caldito hasta la hora de rellenar. obviamente son más grandes de lo normal porque hay que vaciarlas y a mí me gusta el estilo lento de cocina y la dedicación, pero tampoco soy tonta. No voy a abrir las almejas normalitas para los demás....acabáramos.

TRUCO: déjalas en el caldito que sueltan....hasta la hora de rellenar la lasaña.




Éste es el relleno: un poquito de zanahoria, cebolla blanca o puerro, gambas blancas, tomate crudo en rodajas y queso de dos tipos: parmesano y otro que tengáis que le combine bien.

Untad la fuente de mantequilla con un pincel, para no pasarnos con los pegotes:

 
De veras, que el tomate en rodajas crudo mejor, que si no queda todo hecho una plasta y no sé que manía de rellenar con puré las lasañas, que no sabes qué lleva la pobre....
Y por si no le hemos dedicado suficiente tiempo, la metemos un ratito en el horno:


Gratinaita.....

Así se identifica qué hay dentro perfectamente.....Aromaticémosla con un chispita de estragón, que la gamba es olerlo y se pone de un flamenco.....

Y de postre un gintonic, que somos Jiménez y es tradición familiar. Con este chute de vitaminas y alimentos sanos, creo que el Serrrallo Plaza estará terminado esa misma tarde.....Para eso quería embrujarlas, para que acaben la obra  de una vez...a ver si puedo dormir:
hasta la próxima!!!!!!


La casa della pasta: raviolis de espinacas y ricotta en salsa de calabacín!!

¿Aburrida de comer pasta carbonara o bologñesa? Deja volar tu imaginación y y tus sentidos hasta encontrar la combinación perfecta. 
Hoy vamos a cocinar unos raviolis frescos rellenos de espinacas y queso ricotta.  Los compro en La casa della pasta, en la calle Varela (Graná),  que son unos chicos italianos, Antonio y Federico, que cocinan con mucho primor. Me niego a comprar raviolis rellenos de  no se sabe qué en los  supermercados. Por supuesto que es un lujo tener la pasta recién hecha y saber exactamente cuál es el relleno. Más abajo os pondré fotos de este negocio, pero antes veamos cómo podemos preparar estos raviolis. Me gusta comprarles la pasta, y aunque ellos venden salsas caseras y estupendas, mis cinco sentidos me piden acompañarlos de una salsa hecha por mí.


Si nos dejamos llevar por los sentidos, creo que necesitaremos albahaca fresca, un trozo de parmesano, y elegir una verdura para hacer la salsa. Con el relleno elegido, creo que lo mejor será una crema de calabacín para la base. 

 
Perfecta textura....
 
La  salsa de calabacín la haremos como si fuésemos a hacer una crema, pero no le añadimos tanto caldo. No la peléis del todo, que se pierden sus vitaminas y ese bonito color salpicado de trocillos verdes. Añadiremos puerro para que la textura sea perfecta y que la pimienta sea blanca.  
 Con esta salsa en la base del plato, a continuación, cocemos la pasta en abundante agua, 
Hechos con mucho mimo.....por Antonio y Federico


Contraste de color.
Pondremos un aro de calabaza para contrastar el color del plato y también porque es dulce y le va a ir divina a la salsa de calabacín. ¿Qué os parece?La hacemos al vapor, ya sabéis, un poco de vuelta y vuelta en aceite y añadimos un poco de agua al final para que bien tapada se termine de hacer.
                         
Vamos a añadirle parmesano recién rallado. 
 A continuación, añadimos el parmesano, unas hojas de rúccola para volver a contrastar y coronamos con una hoja de albahaca fresca, para que el olor nos embriague antes de saborear este plato. Queda delicioso y es un plato muy sano.
¿Véis el  parmesano ralladito y el toque de las hojas verdes? Pues cuando lo pruebas es cuando sabes de qué os estoy hablando: capricho de dioses!!!
Otra forma de presentarlo es poner el aro de calabaza arriba y el parmesano en su interior coronado con la hoja de albahaca...¿mola?

Más de cerca.......ummmmmmm

Ahora os presento la tienda  donde compro esta pasta fresca: 
Federico!!!!

Todo está limpísimo...

Tienen productos de calidad y lo mejor de lo mejor de Italia....
Mirad qué vitrina.
Son muy amables y os sugieren qué combinación resultaría mejor según vuestros gustos. Cualquier pregunta o duda sobre productos os la pueden resolver....No habéis conocido a Antonio, que se hace de rogar, pero os pondré su foto esta misma semana. De todas formas os adjunto el enlace de su página web: http://casapasta.blogspot.com.es/ 
Tienen variedad en salsas caseras:








                                 
Las mejores marcas para comprar si no compras la pasta recién hecha..Y .Los mejores acetos.....



Espero que paséis a conocer a estos simpáticos cocineros italianos y me digáis qué tal estaba todo. Un saludo para ellos!!!!!!!
Ah, aquí está Antonio, siempre sonriendo:



POTAJE SUBLIME


http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Y-na2YbwSps


Música y arte sublime para potaje sublime!!!



POTAJE DE ALUBIAS CON RAPE Y PIMIENTOS DEL PIQUILLO

               Estamos en cuaresma, así que muchos de vosotros no comeréis carne. Otros tampoco soléis comerla habitaulmente y renunciais por ello a los pucheros. No tenéis por qué. Aquí os dejo un potaje de pescado que sustituye muy bien a una fabada asturiana. Eso sí, es de cinco cucharas. Necesitamos: vino blanco, fabes, pimientos del piquillo, rape y aromáticas frescas. Lo mejor de lo mejor.


La verdad es que sale muy sabroso y caro también. Ya sabéis cómo está el rape, y vamos a elegir unos pimiento del piquillo de buena calidad y las mejores fabes. ¿Podemos hacerlo en versión económica? Pues claro, pero que sea con rape descongelado entonces, yo no ahorraría en la fabe: ésta es espectacular.
 2  SECRETOS: cocerlas en una fumet. y recordad romperle el hervor tres veces para que no nos den      problemas de gases.





                                                                     
Eso sí, vamos a tirar la casa por la ventana y a hacerlo con las mejores fabes, las de mejor calidad. Y un buen vino blanco también
Alta calidad: freíd el rape y reservad. No olvidéis ponerle sal, que suelten su alegría




Fumet: cabeza, cola y partes sobrantes del rape. Añadimos puerro, apio, perejil y zanahoria y lo hervimos 20 minutos.


Freíd y reservad.
Salteamos primero los pimientos y en el mismo aceite freiremos el rape, que apartaremos para añadir al final, si no se nos deshará.


Os adjunto una foto del rape, sobre todo por las visitas de EEUU y otros países extranjeros que entráis en el blog:
A continuación hacemos un sofrito con tomate (no mucho, con uno tenemos de sobra), cebolla y ajo. Yo prefiero pasarlo porque luego queda más limpio en el plato, no hay tanto tropezón. Quedarán las alubias, el rape y el pimiento del piquillo. 





 


Por favor, las hierbas que lleva deben ser frescas: LAUREL, TOMILLO O ROMERO. Ya que hemos elegido alimentos de calidad superior, pongamos las hierbas frescas: mirad qué alegría de romero me trajeron de Los prados: 

Una vez hecho el sofrito, añadimos los pimientos y vino blanco, que reduzca un poco y a continuación, colamos las judías ya cocidas y lo mezclamos todo durante un rato. 
¡Qué alegría de color! si las fotos oliesen.......Añadimos el rape 5 minutos antes del final.
A fuego muy suave!!!!  si no os parece bien como queda de caldo le añadís un poquito másde fumet.
Recordad que siempre estará más bueno al día siguiente: asentaito, que se le dice!!!!   

    Para comer este puchero necesitamos una música relajante y sublime:    disfrutad del video y ese piano!!!!